domingo, 13 de marzo de 2011

Mitos, prejuicios y tabúes del sexo anal

Sexo anal, relación tabú y placentera

Es una práctica sexual tan deseada como temida! Algunos la consideran una fuente de placer inigualable, mientras que para otras (generalmente, son mujeres) es motivo de profunda preocupación cuando se les pide.

Mitos, prejuicios y tabúes se ciernen sobre este práctica que muchos disfrutan, muchos desean y que muy pocos hablan (al menos, abiertamente!).

Claro, nos referimos al sexo anal.  Existen miles de preguntas sobre este tema, así que hemos tomado las consultas más frecuentes para decirles la verdad y nada más que la verdad sobre esta polémica práctica.

Sexo anal, relación tabú y placentera


¿Duele el sexo anal?
“Mi pareja me ha propuesto tener sexo anal, pero me aterra que me vaya a doler! Duele???”
Una de las mayores preocupaciones (generalmente femeninas), es que el sexo anal les vaya a ocasionar dolor.
Es probable que esto se deba a que ya sea por motivos culturales y religiosos, ésta es una práctica que se ha considerado “sucia” o “impura”, pero no hay nada de verdad en eso. Puede ser absolutamente placentera, siempre y cuando se realice de la manera adecuada.

¿Cómo se debe practicar el sexo anal?
Uno de los mayores temores sobre el sexo anal, es que sea doloroso. Y para evitarlo, tienen que seguir estas reglas:
  • Relájense: el ano tiene dos esfínteres, uno encima del otro.  El esfínter externo responde a control voluntario mientras que el interno es involuntario. Si tratan de forzar la entrada al ano muy rápido, esa contracción involuntaria resulta en el fuerte dolor. Por eso, deben respirar profundamente y tratar de relajar los esfínteres anales. Una vez haya comenzado la penetración, si sienten la contracción involuntaria del esfínter interno, paren un momentito hasta que se relaje la contracción.
  • Lubríquense: el ano no produce ninguna lubricación natural, por lo que deben siempre utilizar un lubricante artificial a base de agua, para no irritar el tejido anal.
  • Empiecen gradualmente: no fuercen una penetración completa desde la primera vez. Un consolador anal es un excelente aliado para acostumbrarse a estas nuevas sensaciones, ya que tiene diferentes diámetros (de menor a mayor).
  • Controlen la penetración: la persona que lo recibe debe siempre estar en control de la penetración, sobre todo durante el comienzo de ésta.  La penetración debe ser lenta y suave. Una vez haya comodidad, apertura y relajación suficiente, quien recibe puede avisar a quien penetra que puede asumir control del movimiento.
  • Manténganse excitadas/os: estimulen otras partes del cuerpo. La estimulación de clitoridiana o peneana combinadas con el juego anal pueden ser absolutamente explosivas.
¿Cómo me higienizo?
“Me da miedo “ensuciar a mi pareja”; “¿se puede penetrar la vagina después del sexo anal?”
Los temas de higiene son otras de las grandes preocupaciones sobre esta práctica. La clave para evitar cualquiera de estos problemas es la Higiene. Antes de la relación sexual, lávense muy bien toda la zona. Y lo que es más importante, si después del sexo anal van a seguir con penetración vaginal o sexo oral, TIENEN QUE CAMBIAR EL CONDÓN E HIGIENIZAR EL PENE CON AGUA Y JABÓN, para evitar infecciones!

¿Puedo quedar embarazada con el sexo anal?
No es posible el embarazo a través del sexo anal, pero sí es posible contraer enfermedades de transmisión sexual a través de esta práctica. Así que aquí rigen las mismas reglas del SEXO SEGURO: USEN SIEMPRE PRESERVATIVO!

¿Puedo perder el control de esfínteres si practico sexo anal o tener hemorroides?
Hay muchos mitos acerca de que el sexo anal produce hemorroides o la pérdida del control de esfínter. Lo cierto es que ninguno de estos dos problemas se relacionan directamente con el sexo anal. Si una persona ya tiene hemorroides, y practica un sexo anal doloroso, puede agravar el problema pre-existente; pero si lo hace de manera placentera no hay razón alguna para que vaya a perder el control de esfínteres o tenga hemorroides.

Mi novio quiere que le introduzca el dedo en el ano: ¿es homosexual?
Un mito super común! Y como todo MITO, FALSO!
El sexo anal es una práctica que disfrutan tanto mujer como hombres heterosexuales, y no sólo los homosexuales.
El ano, tanto de hombres como de mujeres, está repleto de terminales nerviosas, por lo cual el orgasmo anal es uno de los más intensos y placenteros que se puede tener. Incluso, hay mujeres que dicen que pierden el control de su cuerpo y que sienten un inmenso placer no sólo en esa zona sino en la vagina. Así, que como ven, chicas y chicos, no dejen que los prejuicios les impidan conocer y disfrutar de uno de los orgasmos más intensos que nuestros cuerpos nos pueden brindar!

Fuente: universoalessandra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada